2016 ¡A la carga, mis valientes! // 2016 Let’s do it, bravehearts!

Ciclos

Desde aprender a nadar, hasta encontrar el amor, todo es cuestión de ponerse una meta.

(For English version see below)

Esto de hablar de un periodo que termina y otro que comienza, cada diciembre, me parece un gran cliché, y sin embargo, no consigo vencer ese sentimiento de fin de ciclo y, por lo tanto, tampoco logro alejarme de los pensamientos recapituladores y soñadores característicos. Lo que me parece cómico es que este mismo sentimiento lo siento cada vez que me entero que viene el año nuevo chino, el judío o el musulmán; de hecho, creo que la primera vez que me senté a escribir mis metas coincidió con un año nuevo judío… o chino, la verdad es que ya no me acuerdo, pero no fue uno gregoriano.

En fin, en estos días me provoca escribir sobre los ciclos y las metas. Mi madre, que además de santa, es muy sabia, me decía que uno tiene que saber a dónde va, es decir tener metas y ser disciplinado para alcanzarlas; pero no basta con eso, además hay que tener fechas definidas para revisar las metas, idealmente, cada tres o cuatro meses, y para recordar que ya toca revisar las metas, quizás vale la pena fijar la fecha de revisión cada fin de año gregoriano, chino, judío, musulmán o cualquier otro que sea noticia en los medios, porque así el mundo nos recordará la tarea… claro, también se pueden alertas en nuestra agenda… y ya si queremos entrar en la onda “paleo”, pues revisamos las metas cada solsticio y equinoccio, o sea, cada tres meses.

Y bueno, no es que tengan que creerme a mí, pero deberían hacerle caso a mi madre, que, como ya dije, es sabia… y santa también. Y si tampoco le creen a mi madre, lo cual ya podría considerarse un pecado, pues entonces síganle el consejo a Jesús Huerta de Soto. Este muchacho, Huerta de Soto, es también muy sabio, porque me parece que ha logrado ser una persona exitosa, digamos que se le ve muy feliz por ahí, y no es para menos: hace lo que le gusta, tiene seis hijos, un matrimonio feliz y seguridad financiera… yo diría que eso es más que suficiente para definirse como exitoso.

Hace tiempo, en una clase suya la que asistí por YouTube, el hombre explicaba que, al menos una vez al año, hay que tomarse una semana para uno mismo y escribir sus metas anuales. Yo añadiría que además, las metas no deben ser sólo anuales, sino quinquenales o trianuales, porque así tenemos más oportunidad de buscar resultados de mediano plazo. Y más allá de eso, se me ocurre que las metas deben ser de larguísimo plazo. Eso sí, mientras más largo el plazo, más general debe ser la meta. Por ejemplo, mi meta en la vida es vivir 107 años, llegar allá en buenas condiciones, como lo hacen muchos orientales longevos, y no violar nunca mis principios. Claro que no sé cuánto voy a vivir, eso sólo Allah lo sabe, pero si me da la oportunidad, yo haré todo lo posible para llegar en buenas condiciones físicas y sin arrepentimientos (por eso lo de respetar los propios principios). Y bueno, esa es la meta de largo plazo, las trianuales, quinquenales y decenales son más específicas, pero se alcanzan exactamente de la misma manera: actuando todos los días y revisando periódicamente los resultados alcanzados, para rectificar el rumbo, si es que nos hemos desviado.

Y aquí terminan mis reflexiones de fin de ciclo, espero algún día poder hacer las reflexiones de fin de siglo, quizás entonces pueda escribir un libro, imagínense: “Enseñanzas de 100 años”, sería lindo ¿no?… es que por eso quiero vivir 107 años, para que me dé tiempo hacer muchas cosas… Que tengan todos un muy exitoso, es decir muy feliz, 2016… ¡y muchos años más!

ENGLISH VERSION 

PARIS022

Have you considered going to Paris? Well, that would be a good start as a goal.

 

 

Probably it’s true: talking about the end of a period and the beginning of another one in December is a big cliché; but I can’t avoid the feeling of ending something, so this days I’m in the mood for writing about goals and cycles. It’s funny, because I feel the same every new Jewish, Muslim or Chinese year… actually, the first time I write my goals it was the end of a Jewish year… or a Chinese one, but wasn’t a Gregorian one.

The point is: my mother, who is not only a saint but also a very wise woman, use to tell me that we need to have goals and be disciplined to pursue them; and that’s not enough, we need to check the progress every now and then, ideally every three or four months. So, maybe, we can set our revision date every new Jewish, Muslim, Chinese and Gregorian new year, or any other one that will be “news” in the media, so the whole world will make us remember our task… we also can simply set an alarm in our agenda. In case we are following the “paleo” trend, we can set the revision date every solstice and equinox, which will be very original.

Of course, you don’t need to follow my advice, but you should consider learning from my mother; as I told you before: she is very wise… and a saint too!

There is also a very wise professor of economics who taught me that a couple of years ago in a YouTube video. His name is Jesus Huerta de Soto. Unfortunately, I haven’t found an English version of that class… if you find it, please sent it to me.

Mr. Huerta de Soto said that we should write our goals once a year. I prefer to write them every three or five years… and I like to have ten years goals and lifetime goals as well. In that case, the longest is the period to reach it, the more general the goal should be, i.e. my lifetime goal is to live 107 years and get there in good shape, as many oriental long-lived persons, and without betraying my principles (so I won’t have to regret). Of course, I don’t know how many years I’ll live, that’s in the hands of Allah, but if I receive the opportunity, I’ll try to do it on my way.

Concluding: to achieve a goal, it doesn’t care if it is a three years one or a lifetime one, you need to act every day in the right direction and check periodically if your are in the right path.

Here we end with December’s cliché, maybe someday I’ll have the opportunity of writing not about the end of a cycle but about the end of a century, imagine: “100 years learnings”. It sounds good, isn’t it? That’s why I’d like to leave 107 years, I would do a lot of nice things.

At last, but not least, I hope you all will have a very successful, I mean happy, 2016… and many other years!!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s